Categoría: Oda al poeta (Página 1 de 2)

Chiang Mai: mi primer amor

Mi mente, sentada en el sofá, devora continentes y recorre países. Se imagina Estambul, muy brillante, e Irán, extenso. Incluso de ella ha nacido la idea de unirlos a pie. Pero esa América, la más latina, tan capaz de comprender el sentido de una coma, un punto y una metáfora, me llama al ritmo de cumbias, rancheras y samba. Hay, sin embargo, un Atlántico que nos separa y que me bebería con tal de pisar ese sur, tan norte como el de arriba.

Chiang mai ciudad. Tailandia, 2014.

Chiang mai ciudad. Tailandia, 2014.

Leer más

Ni tierra, ni mar, ni aire

Nacemos, crecemos y morimos. Es en el crecer donde prestamos más atención pues pasamos a ser dueños de nuestra conciencia y dejamos de ser guiados por otros, llámense abuelos, madres o tíos.

Sagrada Familia. Barcelona, 2017. Fuente: www.ritapouso.com

Sagrada Familia. Barcelona, 2017. Fuente: www.ritapouso.com

Leer más

Occidente me escupió en la cara

Hace tiempo que no le quiero. Occidente me escupió en la cara.

Ojos que ven. Bhaktapur, 2016. Fuente: www.ritapouso.com

Ojos que ven. Bhaktapur, 2016. Fuente: www.ritapouso.com

Leer más

¿Por qué miente el mentiroso?

Te fuiste no físicamente. O lo que es lo mismo, estás sin estar. Desde el momento en el que escupiste la primera mentira se esculpió un muro fronterizo entre tú y yo. ¿Se puede mentir mirando a los ojos? Sí. Una ocasión ejemplar para añadir algo nuevo a mi lista de aprendizaje diario.

Y esa mentira, esa p*** mentira, me ha llevado a la reflexión. ¿Por qué miente el mentiroso?

Consultando el horizonte. Swayambhu, 2016. Fuente: www.ritapouso.com

Consultando el horizonte. Swayambhu, 2016. Fuente: www.ritapouso.com

Leer más

Katmandú llora monzón

En Nepal se conduce por la izquierda, dice la teoría. Sin embargo, muchos de sus habitantes decidieron ser más prácticos.

Niños. Katmandú, 2016. Fuente: www.ritapouso.com

Niños. Katmandú, 2016. Fuente: www.ritapouso.com

Leer más

El mundo rendido ante ti

Te observan  las olas, con rabia. Desea su sal besar tus poros y sudar a través de tu piel. No puede. Se rinde.

Cogerte con pinzas. Bad Homburg vor der Höhe, 2015. Fuente: www.ritapouso.com

Cogerte con pinzas. Bad Homburg vor der Höhe, 2015. Fuente: www.ritapouso.com

Leer más

“Quindi, risorgo”

Si de lo que pudo haber sido me lamento, no le dejaría sitio al porvenir que viene vestido de Discóbolo de Mirón.

Fiume Arno (II). Pisa, 2015. Fuente: www.ritapouso.com

Fiume Arno (II). Pisa, 2015. Fuente: www.ritapouso.com

Leer más

Palomas, niños, pelota. (Parte II)

Tu mirada acaricia continentes, provincias y capitales.

Puerta cerrada. Bujará, 2015. Fuente: www.ritapouso.com

Puerta cerrada. Bujará, 2015. Fuente: www.ritapouso.com

Leer más

Palomas, niños, pelota. (Parte I)

Cada kilómetro que te alejes del radio de mi aire se resiente en mi pulso. Así, la aguja que cose tu mente y la mía me pincha si no te respiro.

Carretera y huellas. Vigo, 2015. Fuente: www.ritapouso.com

Carretera y huellas. Vigo, 2015. Fuente: www.ritapouso.com

Leer más

Carta a mi Abuela

Ya son más de diez años los que han pasado y es ahora cuando me siento más conectada a ti. Será la vida y lo que se aprende de ella. Será el amor que recibo de mi madre que no ha dejado de nutrirme desde que te fuiste. Será la admiración que te tengo, inabarcable desde el punto de vista humano.

Mi abuela, mi primo y yo. Badalona, 1993. Fuente: www.ritapouso.com

Mi abuela, mi primo y yo. Badalona, 1993. Fuente: www.ritapouso.com

Leer más

Página 1 de 2

Copyright © 2018 ritapouso